Yo Hathor, lactante nutricia

Hathor significa: Casa de Horus. Traduzco que es la Casa de la consciencia, fruto de la vida eterna, amor que abraza, madre que alimenta.

Estamos celebrando la semana de la Lactancia materna, compartiendo experiencias lactivistas, de amor, para develar la maternidad idílica, conectándonos con la maternidad carnal, incluso, el proceso que significa apenas empezar a andar este nuevo camino, de retos, juicios, ideas y creencias del femenino.

Antes de hablar de Hathor, comenzaré a hablar de mi experiencia.

La lactancia para mi comenzó antes de lactar, embarazada, el arquetipo de Hathor, o la madre lactante se conectaba conmigo entre sueños, de manera fácil, fluía la leche, y soñando, veía a mi bebé sonreir. Entonces sentía la lactancia como un sueño, lleno de ilusiones, y le cargué expectativas de perfección, y me cargué de espectativas también.

Yo debía Ser capaz. Debía poder a toda costa, y si no lo lograba, era por que algo estaba mal en mí.

Cuando nació mi hija, me confronté con una realidad primaria. La mujer puerpera, aunque está aparentemente acompañada, se queda completamente Sola. En sus procesos, en sus emociones, y en este tránsito de renacimiento que trae el Saberse Madre y sostén de una nueva vida. En esos momentos yo recuerdo sentir el agobio completo, y las presiones “veladas” de las personas alrededor mío, que sin dudar querían lo mejor para mi y mi bebé, pero me llevaban a la ansiedad y el estrés. Muchas veces sentí y pensé “estos son mis pechos, ésta es mi hija, déjennos solas, de cualquier manera no nos están ayudando sus comentarios” y en algunas otras ocasiones, lo grité en viva voz: “mejor déjennos en paz” y esos momentos fueron los momentos claves para no tirar la toalla.

Fueron momentos en los que tuve que tomarme de la mano, y decirme fortalecer mi autoestima para darme el Poder. El Poder de nutrir, y revisa de nuevo estas palaras: Mujer, tienes el poder de Nutrir; y la maternidad, lejos de ser un cuento de hadas, es un proceso que nos confronta con nuestra propia sombra. Es un procesos que nos conecta con lo pendiente, con lo carente y doliente dentro de nuestros corazones bajo la responsabilidad de responder y actuar en cambio, en positivo y en amor para nuestros críos salvajes, y que creen? nosotros debemos estar desde lo salvaje con ellos. Desde lo salvaje de parir, de sangrar, de doler, de llorar, de amar, de amamantar, de limpiar, de ser mujeres madres, la alquimia perfecta entre lo más mundano y lo más divino. Lo más escatológico y lo más sublime. Así inicié en la Lactancia.

Mujer, tienes el poder de Nutrir

Pasando los meses llegó más armonía, más convencimiento y también mucho más entendimiento por aquellas mamás que desde su experiencia habían detenido por cualquier motivo su lactancia. Redescubrí la frase: Mujer, tienes el poder de nutrir.

Por que la lactancia se ha trasladado de mis pechos a mis caricias. A los actos de amor para mi hija, a dibujar con ella, a vestirla, a trabajar incluso y a trabajar en mi, a retomarme, a darme el tiempo, por que Mujer, tengo el poder de nutrir, y primero me nutro a mi. Si me nutro, nutro a mi hija, de leche, de amor, de vida, de libertad. Si ella puede verme libre, aprenderá a ser libre, y Yo Confío, que esta nutrición, este amor, esta fuerza la estoy transmitiendo lejos de las palabras, con Actos. Y si, a veces me canso, pero es que por qué romantizar la maternidad? El cansancio es humano, el cuerpo es materia, y necesita respiros, momentos, tiempos perfectos para seguir dando todo de si.

Y finalmente, “Mujer, tienes el poder de Nutrir, en la vida, en el amor, en la tierra, para ti y para todos. Lo mejor, tienes la Soberanía de nutrir aquello que te nutre”

Colette Gi

Y ahora, quiero explicar a Hathor como energía, arquetipo de Madre y Vida, sin adentrarme demasiado en la “mitología” o las referencias “arqueológicas”, voy a hablar desde mi corazón.

Hathor, es la casa de Horus. Es Madre. Como fuerzas sagradas, las Hathor, fueron también sacerdotisas guardianas de lo Sagrado Femenino en la Tierra; sustentadoras de la danza, la sexualidad, la música, el amor, el cuidado materno y la alegría. De sus pechos manaba Amrit de vida, leche sagrada de nutrición y fuerza. Quisiera hacer una analogía de todas las Madres con ésto:
Sostienes entre tus brazos la consciencia divina, le nutres, le das fuerza, le proteges, le cuidas. Una realidad entera se nutre de ti. Una conciencia plena, completa y constante.

“La leche mana de tus pechos; y tu cuerpo es tan maravilloso que forma un símbolo de infinito entre ambos, dando amor, dando fuerza. Endulzando el espíritu y engrandeciendo la materia. La leche energética de las no lactantes, también mana de sus pechos, y se sostiene entre tus brazos. Mujer; eres fuente de vida, nutrición y armonía. Asumirse Madre, Asumirse Hathor, reflejarse en éste arquetipo, es empoderarse en un camino completamente Sagrado, poniendo la Vida por delante, y eso amada, es el mismo Amor de la Madre Gaia. “

Las Hathor

Y con todo amor, conecta tu lactancia con la vida misma, con lo más sagrado que hay en el universo; por que nutres con tu hacer a la expresión Divina encarnada en la tierra. Y sé mujer. Conéctate con la red de mujeres que te acompaña, acepta tu proceso y transformación como madre, conéctate con los hombres que te sustentan y acompañan, y conéctate finalmente con esta rede de vida. El círculo de madres que celebra tu llegada, el círculo de Diosas que abrazan tu proceso, por que ellas como tu, dijeron “yo Confío” y la vida Es.

Verdaderamente hablar de ésto sin conmoverme para mi es imposible. La maternidad vuelve a ser entendida como una totalidad. Como una bendición, como una lluvia de posibilidades infinitas, y sobre todo, como una fortaleza más para el camino. Como una fortaleza más para que te realices, una fortaleza más para que comprendas y abras tu corazón, y lo más hermoso, conecta tanto y tanto más con la compasión…

Que la señora de los Cielos, nos siga guiando con tanto amor en este proceso de nutrir. Tenemos el poder de sanar a través de nuestros pechos; más allá de la Lactancia… que maravilla encarnar como mujer, que afortunadas somos.



Cuéntame como fue tu proceso?

#Lactanciamaterna #Semanamundialdelactanciamaterna #EmpoderamientoFemenino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s